GEIE FORESPIR         23 bis Boulevard Bonrepos - 31000 TOULOUSE         geieforespir@forespir.com         +33(0)534.414.320

El objetivo de la acción "bosque" del proyecto OPCC era de poder proporcionar tanto a los administradores como a los propietarios silvicultores o incluso a los representante institucionales y políticos, los datos relativos a los impactos del cambio climático de los bosques: sensibilidad de las diferentes especies, rapidez de la decadencia, diferenciación de zonas de sensibilidades climáticas, etc. Con este ánimo, la acción se aplicó en:

  • identificar los indicadores fiables que permitieran determinar la influencia del cambio climático,

  • identificar y valorizar los principales datos de seguimiento existentes,

  • poner a disposición del Observatorio Pirenaico del Cambio Climático una red de parcelas permanentes de seguimiento de los indicadores a largo plazo,

  • implantar, según las circunstancias, nuevas parcelas para completar las carencias identificadas,

  • proponer orientaciones de intervenciones forestales.

Asimismo, se ha establecido un estrecho vínculo con los socios de la acción «Riesgos Naturales» debido al carácter protector que representan algunos bosques frente a eventualidades tales como avalanchas, caídas de bloques, etc. Efectivamente, la evolución de los cortejos forestales podrá modificar igualmente la eficacia de la protección de los bosques contra esos riesgos.

Así pues, los socios han propuesto una metodología común de caracterización y de localización del riesgo natural (por lo tanto, del cruce «reto» / «eventualidad») para fomentar:

  • la identificación de las partes de bosque que juegan un papel de protección;

  • luego, mediante el cruce entre el nivel de riesgos/retos y el dominio actual que representa la vegetación forestal ante los riesgos naturales, la clasificación de estas partes de bosque en niveles de «prioridades de acciones» en vistas de una gestión adaptada a dichas poblaciones;

  • el seguimiento a largo plazo de la evolución de territorios de alto riesgo natural (y por consiguiente de la superficie de bosques de montaña que juega un papel de protección).

Esta función de protección puede ser amplificada y el bosque puede ser aún más eficaz si se interviene a tiempo sobre las poblaciones y la vegetación. Esta función, cuya implementación incumbe a los administradores forestales, debe sin embargo, ir acompañada de un método de diagnóstico y de las recomendaciones de intervenciones silvícolas adaptadas.

Este fue el segundo objetivo de nuestra acción "Riesgos naturales": proponer soluciones técnicas reunidas en el ámbito de la «Guía de gestión de los bosques pirenaicos con un reto de protección». Esta guía aborda la gestión de los bosques excluyendo la silvicultura con un papel de protección contra los riesgos naturales (disponible en la sección "Recursos" del sitio Internet).

 

Al final de una operación de diagnóstico, el administrador dispone de todos los elementos técnicos para juzgar la prioridad de una intervención sobre las poblaciones forestales en concepto de protección contra las eventualidades naturales.

Para terminar, ante la carencia de información relativa al impacto del cambio climático sobre los fenómenos naturales, los socios han implementado una serie de indicadores de seguimiento de la actividad de los fenómenos naturales en zona de montaña.